domingo, 1 de noviembre de 2015

Tarta Sacher


Bueno…hoy traigo todo un clásico en repostería: la Tarta Sacher. Esta tarta, típica de Austria, no es nada difícil de hacer, ya que solo consta de dos bizcochos de chocolate separados por una capa de mermelada de albaricoque y cubierta de un riquísimo glaseado de chocolate. Peeero...os tengo que confesar que esta tarta no entraba dentro de mis planes para próximas publicaciones. Ha sido de estas cosas que te vienen por sorpresa y salen genial. Me pidieron esta tarta para un cumpleaños. Jamás la había hecho pero confiaron en mi. Así que mil gracias a Patricia, a Ana y a Mila…¡felicidades!

Me ha encantado hacer esta tarta porque desde un principio tuve claro que quería añadirle una decoración en concreto: las chocolatinas en dos colores que van alrededor de la tarta. Hacía mucho que quería hacerlas pero no me atrevía. Y después del curso de chocolate que hice con el Maestro Fernando Javier y a mi gran libro "Chocolate moderno"…me animé a ello. Me siento muy orgullosa del resultado y creo que la tarta queda muy elegante.

Del sabor…yo sólo he podido probar un trocito de una mini tarta que me hice con las sobras y estaba muy rica. Es una deliciosa mezcla de potente chocolate y el dulce sabor de la mermelada de albaricoque. ¡Queda genial!


INGREDIENTES:

Para el bizcocho:
(para un molde de 20 cm.)

- 150 gr. de chocolate negro (70% cacao)
- 120 gr. de harina
- 70 gr. de azúcar blanco
- 80 gr. de azúcar glas
- 100 g. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
- 4 huevos
- Una pizca de sal
- ½ cucharadita de extracto o esencia de vainilla
- 1 cucharadita de levadura química


Para el relleno:

- Mermelada de albaricoque

Para el almíbar:

- 2/3 de vaso de azúcar
- 1 vaso de agua
- 2 o 3 cucharadas de mermelada de albaricoque

Para la cobertura de chocolate:

- 150 gr. de chocolate de cobertura
- 150 gr. de nata líquida para montar
- 75 gr. de mantequilla sin sal
- 2 o 3 cucharadas de azúcar
(o ninguna según lo fuerte que os guste el chocolate)



ELABORACIÓN:

Bizcocho:

1 – Precalentamos el horno a 180ºC.

2 – Fundimos el chocolate en un baño de vapor, y reservamos.


3 – En un bol mezclamos la levadura con la harina. Tamizamos y reservamos.

4 – En otro bol batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glas hasta que quede cremoso.


5 – Añadimos el chocolate derretido (que tiene que estar templado porque si no se derretiría la mantequilla).


6 – Posteriormente añadimos las yemas, batiendo entre una y otra.


7 – Añadimos la vainilla.

8 – En un bol bien limpio y sin restos de grasa, comenzamos a montar las claras con una pizca de sal. Cuando comiencen a espesar y a montar, vamos añadiendo, poco a poco, el azúcar.


9 – Vamos incorporando, con movimientos envolventes, las claras montadas y la mezcla de harina y levadura de forma alterna y poco a poco (primero un poco de las claras montadas, después un poco de harina, y así sucesivamente).


10 - Vertemos nuestra masa sobre el molde engrasado y forrado de papel de horno, y horneamos a 180ºC durante unos 25-30 minutos o hasta que al pinchar en el centro con una aguja fina ésta salga limpia. 
Dejamos enfriar encima de una rejilla y desmoldamos.



Si la tarta no la vamos a hacer ese mismo día, envolvemos bien el bizcocho con papel film y lo dejamos a temperatura ambiente hasta el día siguiente.

Almíbar:

Aunque la receta original creo que no lleva almíbar, a mi me gustan las tarta jugosas. Así que le añadí un almíbar de albaricoque. 

11 – En un cazo ponemos a calentar el agua y el azúcar.

12 – Cuando el azúcar se haya disuelto, añadimos la mermelada al gusto (también podéis añadirle un par de cucharadas de algún licor que os guste). 

Cobertura de chocolate:

13 – Calentamos la nata en el microondas (o en un cazo) hasta que comience a hervir.

14 – Se la añadimos al chocolate (que habremos troceado previamente en un bol). Dejamos unos minutos para que el chocolate se ablande, y removemos hasta que se derrita bien. Seguidamente añadimos la mantequilla y seguimos removiendo hasta que esté todo bien mezclado.


Para poder utilizar la cobertura, el chocolate tiene que estar a unos 35 ºC o algo menos.

Montaje:

15 - Lo primero de todo es hacernos con una base o una bandeja de cartón de un diámetro un poco más pequeño que el de nuestro bizcocho. Yo utilicé unas bandejas de cartón que venden en Mercadona y lo corté. Más tarde veréis para qué es.

16 - Cuando el bizcocho esté completamente frío, lo cortamos en dos mitades. Podéis hacerlo a ojo con un cuchillo o utilizando una lira. 

17 - Empapamos las dos mitades del bizcocho con el almíbar. Le podéis añadir la cantidad que queráis, según cómo os gusten las tartas.



18 - Ponemos una de las mitades sobre la base que teníamos de diámetro más pequeño que el del bizcocho. 

19 - Cubrimos esa primera capa con la mermelada de albaricoqueSi la mermelada tiene muchos trocitos la pasamos primero por la batidora antes de utilizarla.

20 - Colocamos el otro bizcocho encima. Ponemos la parte bonita hacia arriba para que quede lo más recta posible.                       

21 - Ahora toca glasear la tarta. Y para no llenar de chocolate toda la ecimera hacemos lo siguiente: ponemos una bandeja (yo utilicé la del horno), ponemos una rejilla  dentro de ella (yo utilicé la del microondas), y encima ponemos la tarta (con la base y todo). Así podemos echar el baño de chocolate sin necesidad de pasarnos días limpiando la cocina.
Con la cobertura de chocolate a la temperatura correcta (templadito, que se vea que ya empieza a estar más denso), se lo echamos por encima de la tarta dejando que escurra por todos los lados. A continuación y rápidamente, le pasamos una espátula recta por la superficie para dejarla totalmente lisa. 



22 - Cogemos la tarta con cuidado desde la base (yo metí la mano por debajo de la rejilla del microondas, levanté un poco la tarta y la cogí con la otra mano) y la colocamos en el plato o bandeja donde queramos servirla.

Decoración:

Para la decoración yo derretí un poco de chocolate blanco, lo puse en una manga pastelera con una boquilla redonda muy pequeña e hice las decoraciones que estáis viendo. Me parece que queda muy sencillo y elegante.



En otra publicación os digo cómo se hacen las chocolatinas de los lados.



NOTA:

  • Cuando hagáis la cobertura yo os recomiendo que lo probéis, primero sin añadirle azúcar, y si no os gusta porque os parece muy fuerte, le vayáis añadiendo azúcar. Aquí varían mucho los gustos, porque hay a muchas personas que le gusta el chocolate amargo y fuerte, pero a otras les gusta más suave y dulce. Así que tendréis que probar (pero con precaución, no sea que no os llegue para cubrir la tarta).
  • Como mi molde es de 18 cm. no le eché toda la cantidad de masa para que no me quedase una tarta muy muy gruesa, y con lo que me sobró me hice otra minitarta. Pero si os pasa lo mismo que a mi y solo tenéis molde de 18 cm., podéis utilizar toda la masa y si os queda un bizcocho muy grueso, en vez de cortarlo en 2 trozos, lo cortais en 3.

Si te ha gustado la receta, no te la guardes
y compártela con tus amigos

1 comentario:

  1. Buenísima!!! mil gracias! a la cumpleañera le encantó!


    Patricia.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario